<img src="//trc.taboola.com/1182827/log/3/unip?en=page_view" width="0" height="0" style="display:none">

Filtrar por categoría

Aprendizaje digital: la verdad sobre los precios de las licencias


De cero a cincuenta euros por usuario y por mes: ¿por qué tanta diferencia?

Las soluciones de aprendizaje digital para enseñanza de lenguas se basan en un programa en modo SAAS (Software As A Service) accesible a través de Internet. Podría pensarse que, una vez amortizado el programa, el editor obtendrá un 100 % de beneficios, y que el hecho de que haya un solo usuario o mil no generará ningún coste adicional.

Por cierto, las fórmulas freemium (gratuitas) confirman esta hipótesis. Los compradores que siempre buscan el precio más bajo pueden estar tranquilos: existen fórmulas gratuitas, efectivamente.

¿Entonces, los editores de fórmulas más costosas “se llenan los bolsillos”? La realidad es un poco diferente.

 

¿Y si hablamos de precio por hora de formación...y de los progresos realizados?

Cuando surgió el Elearning (aprendizaje en línea), se encontraban CD-ROM o incluso antiguos manuales didácticos convertidos en páginas web que incluían algunos enlaces interactivos para facilitar la navegación. Dichas fórmulas eran muy baratas, y el editor obtenía márgenes de beneficios importantes. Pero pronto sus límites se hicieron evidentes, ya que solo los alumnos muy motivados lograban utilizarlas más de un mes.

Por lo tanto, por más pequeña que fuera, la inversión del cliente no era rentable. La pregunta, entonces, es cómo se mide.

 

 

Teóricamente, la eficacia del aprendizaje de lenguas debería medirse en términos de resultados. Por ejemplo: el 60 % de los usuarios inscritos pasaron de un nivel 2 a un nivel 3. 7Speaking comparte este enfoque, pero no a todos los actores les interesa apostar por la transparencia. Un medio aún más simple, pero menos centrado en los “resultados”, es el de los cursos individuales: determinar el precio por hora de formación.  Se mide el número de horas de formación efectuadas en aprendizaje digital y, según el precio pagado, se calcula el coste de la hora de formación en Elearning. Aquí también, muchos actores prefieren considerar el “precio de la licencia”, en lugar del “precio de la hora de formación”.

 

El acompañamiento humano en el seno del Elearning

Tras el fracaso de las primeras soluciones de Elearning, donde el usuario quedaba librado a sí mismo frente a la pantalla, se determinó algo importante: el Elearning, si no se complementa con servicios humanos, no funciona, debido a que la tasa de asiduidad es muy baja. Entonces, apareció el blended-learning como la solución adecuada para relanzar el Elearning. El principio es insertar una cierta cantidad de clases individuales en el Elearning. Pero el costo final es totalmente diferente, y no es más que una opción para cubrir las carencias de un Elearning deficiente…

El éxito de una formación Elearning implica integrar el acompañamiento humano en el seno de la fórmula. Ahora bien, los servicios humanos, si son individualizados y suficientemente reactivos, tienen su precio, y raramente son “escalables”: es decir que, si se calcula que se necesita un tutor cada seis usuarios, se requerirán diez tutores para sesenta usuarios.

 

 

Esto no quiere decir que las fórmulas más caras sean las mejores. Pero, está claro que una fórmula casi gratuita prescindirá de los servicios humanos, condición necesaria pero no suficiente para que los alumnos progresen y la empresa cliente se asegure un ROI satisfactorio.

En otras palabras, si un prestatario ofrece un precio casi idéntico, ya sea para mil usuarios como para quinientos, significa que los servicios humanos no son proporcionales en función del volumen, o incluso que son inexistentes: ¡cuidado!

 

Algunas pistas para elegir un buen prestatario

Un alumno cuesta, en promedio, 35 € por hora a su empresa, en términos de salario. Si debe pasar cuarenta horas de su tiempo laboral en Elearning, se puede relativizar la diferencia de precios existente entre las fórmulas de 400 € y las de 50 € por año, con las cuales el alumno perderá tiempo probablemente.

 

Atención: no estoy diciendo que haya que pagar caro, necesariamente, o el precio más alto. Pero recomiendo considerar el “precio de coste” por hora de formación y, sobre todo, el “precio de coste” por progresión de nivel. Las fórmulas low-cost no resisten a esta medición de la eficacia que, en principio, es la única considerable. De este modo, pueden eliminarse todos los actores cuyas promesas no ofrezcan resultados*.

 

¿Cómo protegerse?

Una prueba “piloto” de un mes permite comparar dos soluciones y juzgar qué solución provoca más entusiasmo y satisfacción en los usuarios. Lamentablemente, el estancamiento de los usuarios suele comprobarse al cabo de uno a tres meses de formación. Entonces, antes de una elección definitiva, recomiendo solicitar al prestatario la posibilidad de contactar varias referencias semejantes a la suya (sector de actividad semejante, población para formar similar, objetivos idénticos).

 

Así, podrá compartir experiencias con los responsables de formación contactados sobre problemáticas comunes, pero, sobre todo, estos podrán comunicarle resultados tangibles.  Por ejemplo: “con este producto, he formado cien usuarios en nueve meses: sé cuántas horas de formación se brindaron por tal precio, y los usuarios progresaron X cantidad de puntos en promedio, según tal escala”. Este procedimiento permite aclarar la opacidad de la cual se sirven los actores que ofrecen un producto barato, es cierto, pero cuya hora de formación finalmente resulta mucho más elevada, y con quienes el nivel de progreso es mucho más bajo).

 

*Medir la ganancia de productividad de las personas formadas es un modo ideal para medir la eficacia de una formación, pero no todos los prestatarios proponen los medios para adoptar este método.

 

¿Y 7Speaking?

En 7Speaking, por ejemplo, nuestra fórmula premium incluye los siguientes servicios “humanos”:

  • Todos los días nuestro equipo de profesores trata nuevas clases, basadas en la actualidad. La pertinencia de los cursos ha demostrado tener un impacto directo sobre la motivación de los alumnos y, en consecuencia, sobre su asiduidad y sus progresos.
  • El Social Learning, integrado en el seno de nuestra fórmula, cubre dieciocho especialidades profesionales y está animado por varios expertos de cada especialidad. Algo fundamental para que el sutil engranaje que representa el Social Learning funcione correctamente.
  • El chat individual con un profesor (juegos de roles profesionales propuestos diariamente) está animado por un equipo de profesores, obviamente, y este equipo se dimensiona en función del número de usuarios.
  • El servicio de asistencia técnica y el tutorado pedagógico deben ser eficaces y reactivos, y también deben dimensionarse según el número de usuarios.
  • El seguimiento de los usuarios es humano, para detectar rápidamente las salidas en falso, y las razones por las que ciertos usuarios no siguen la formación. Nada mejor que un llamado telefónico para resolver un bloqueo, o para hacer aprovechar a otro usuario una licencia no utilizada.

 

 

Estos servicios permiten que el alumno se implique mucho en la formación y mantienen su motivación. El aprendizaje digital brinda entonces resultados impresionantes y, sobre algunas aptitudes como la comprensión oral, incluso es más eficaz que las clases presenciales.

Esta lista no es exhaustiva: también podría citarse el trabajo del equipo Customer Success durante todo el proceso de formación (reuniones de inicio individuales o en pequeños grupos, informe periódico y personalizado con RH, acompañamiento pedagógico durante todo el proyecto). Mi intención no es hacer publicidad para 7Speaking, sino explicar el interés de los costes incluidos en cada licencia.

A estos se añaden los gastos de I y D destinados a soluciones innovadoras, los costes anuales de derechos de autor para soportes vídeo de calidad, etc.

Mayeul F
Mayeul F

Hace más de 15 años, Mayeul decidió cambiar el juego y crear un dispositivo digital basado en el modelo 70-20-10. Decidió combinar la pedagogía y las innovaciones tecnológicas para ofrecer los últimos avances en ciencia cognitiva en beneficio de sus habilidades lingüísticas profesionales.